lunes, 14 de enero de 2008

El Perú visto desde la Derecha


Artículos de Metapolítica



Eduardo Hernando Nieto


Aun cuando parezca que el pensamiento político en nuestro país este extinguido, y los nombres de Haya, Riva Agüero o Mariátegui resulten comparables a los de Manco Capac, Pizarro o Leguia, es decir, componentes de cualquier syllabus de algún curso de Historia, queremos dejar sentada hoy una posición política clara y coherente que sirva para afirmar aunque agónicamente que el pensamiento aun está vivo en el Perú y que depende del esfuerzo de las jóvenes generaciones el poder materializarlo “aquí y ahora”.

Quien escribe esto representa a una generación que desde Velasco en adelante - aun cuando hay que reconocer que los problemas empiezan mucho más atrás del General Velasco - ha visto estoicamente, como nuestro país se deshacía en manos de la mediocridad, corrupción e ignorancia, mientras que, otros Estados vecinos se fortalecían día a día y nos hacían parecer aun más miserables.

Evaluando este lento proceso de descomposición, consideramos que la primera explicación razonable de esta debacle se encontraba en la ausencia de identidad, y la carencia de Estado. Un conocimiento elemental de teoría política (que lo posee de sobra la nueva derecha) nos informa que el Estado refuerza la comunidad cuando ésta ya existe o contribuye a constituirla cuando ésta aun no aparece. Nosotros teníamos la necesidad histórica de constituir un gran “Leviatán” que hiciera honor a nuestro pasado imperial y conformar así la comunidad peruana. Pero, aquí empezaron las complicaciones pues por la falta de caudillos e intelectuales patriotas, y por las influencias nefastas de filosofías y teologías dogmáticas del siglo XVIII el proyecto del gran Leviatán fracasó.

Así comenzó todo, y después vinieron los “juristas” forjados por esas mismas filosofías y teologías modernas para vendernos el cuento de que realmente teníamos Estado y también una nación, (el pomposo Estado de Derecho) con lo cual nuestra “comunidad” podría aspirar a una existencia superior. Luego les toco el turno “a los hombres de la cantidad” (economistas y tecnócratas) quienes se esforzaron – y se siguen esforzando - por vender lo poco que esta enferma colectividad podía producir o hipotecar también nuestro espacio físico tan bien dotado por la naturaleza.

Toda la supuesta clase política - digo supuesta para no ofender a Mosca - que ya fracasó y que hoy sigue fracasando y que desea continuar fracasando después que deje el poder el Presidente García, se gestó y se cuajó en base las visiones de los “juristas” y la de los “hombres de la cantidad” por lo que es preciso darle un vuelco radical si es que en verdad amamos a nuestro país y estamos dispuesto a permanecer en nuestras tierra sin abandonarla y buscar algún paraíso terrenal como lo han hecho muchos antiguos revolucionarios próximos al marxismo . ¿Alguien dijo Estados Unidos?

En este sentido, el pensamiento de derecha que propongo y que es compartido por muchos de los que no estamos comprometidos con todos estos fracasos exige en primer término declarar concluido el proyecto de República como se gestó desde el siglo XIX y que ya colapsó a pesar de que, los “juristas” y “hombres de la cantidad” nos quieran decir lo contrario, recurriendo para ello al control masivo que tienen sobre los medios de comunicación y contribuyendo así a la desinformación y al mantenimiento de la política del espectáculo.

Inmediatamente, se debe proceder a la creación de un Leviatán, un Estado fuerte que imponga su autoridad en todo nuestro espacio y que empiece de manera inmediata con la generación de nuestra comunidad e identidad. Esto significará una revolución masiva en el plano de la educación que debe ser el primer objetivo en cualquier plan de gobierno, una educación cívica que produzca hombres y ciudadanos y no “sujetos de derecho” y “consumidores” que no sirven para nuestro plan político.

Evidentemente, que la derecha no podría pensar que el gran Leviatán se convierta en algo permanente sino que sea simplemente una etapa de tránsito para conseguir desarrollar una gran Comunidad que cuente con instituciones sólidas y con principios morales coherentes afirmados sobre todo en nuestra naturaleza humana, en el amor a la patria y en la afirmación de un orgullo nacional que no sea obstáculo para poder generar alianzas con nuestros vecinos de América Latina que se encuentran en nuestra misma situación.

La Derecha propone devolver la imaginación, los sentimientos y la razón al mundo político pero manteniendo la armonía entre todos ellos a fin de no caer en el romanticismo banal, (¿Velasco?, ¿García en el primer gobierno?) en el sentimentalismo inorgánico (¿Belaunde?) o el racionalismo inflexible (¿Fujimori?, ¿García en el segundo gobierno?) y lograr de esta manera el cambio radical, porque, llegados a este punto solo quedan dos cosas concretas, a saber, o cambiamos o desaparecemos.

15 comentarios:

Juan Lescano dijo...

Lo que expresa, me hace pensar, que al menos alguna vez todos nos hemos preguntado, porqué el Perú pese al gran pasado imperial que Ud. nos recuerda, ha llegado a este lento proceso de descomposición. A inicios de la etapa republicana, se pensó en una monarquía constitucional. Quizás resulte vano el “llorar sobre la leche derramada”; sin embargo, la idea se nos debe haber cruzado alguna vez, aunque esto resulte pura “historia alternativa”.

Como sabemos, San Martín al haber declarado la independencia del Perú, optó por convocar el primer Congreso Constituyente, a fin de definir qué tipo de gobierno se debía de optar. El resultado de aquel debate ideológico ya todos conocemos. Se opto por lo que Ud. llama "pomposo Estado de Derecho", impulsado lógicamente por nuestra interesada clase criolla. Consecuencia, San Martín cedió a Bolívar el poder a pedido del Congreso, iniciándose un período de anarquía, guerras civiles entre caudillos, que aprovechando los vacíos de poder, generados muchas veces por la propia mediocridad y mezquindad de ese Congreso. Qué hubiera sido del Perú con una Monarquía Constitucional ¿Hubiera habido un mejor control del Estado? Creo que esto es difícil de responder, pues son solo supuestos; sin embargo, podríamos imaginar que un Príncipe europeo habría dado una imagen fuerte del Estado, teniendo en cuenta que la elección de la clase monárquica tendría que ser afín a las ideas liberales, se hubiera evitado la desmembración del Virreinato, hoy hablaríamos de otro Perú.

Además, Se hubiera entendido que la independencia del Perú era tan solo un fenómeno histórico. En esos momentos, la creación de un Estado eficaz habría reemplazado la autoridad virreinal y hubiera evitado la anarquía y el despotismo, como tema central.

En ese entonces era urgente afirmar un nuevo principio de autoridad en el cual creyeran los peruanos. Ganar la emancipación fue el sueño sublime, pero ganar la estabilidad en la vida social era condición imprescindible para no perder el sentido real de lo que es un Estado.

¿Cuál era la forma de gobierno más adaptable al Estado peruano, según su extensión, población, costumbres y grado que ocupa en la escala de la civilización? eran los razonamientos en defensa tanto de la república, como de la monarquía.

Los resultados los conocemos, vario en algo los vicios existentes, la respuesta es NO. Lastimosamente, no tuvimos un Portales, ni un Congreso y menos una clase política virtuosa; tuvimos tan solo un modelo político que nos llevo a la debacle, ausencia de identidad y carencia de propósitos como Estado. Si tiene razón hay muchos peruanos, generaciones que reclamamos un Estado fuerte, con autoridad, pues de lo otro, solo revisemos sus miserables resultados.

eduardo hernando nieto dijo...

Hola, de hecho cuando escribi mi tesis en derecho, trate de responder a la pregunta de porque optamos por la republica y no la monarquia, mi respuesta fue que no habia grandes diferencias entre una y otra si la comparamos con la monarquia tradicional española (la de los austrias). Una cosa que siempre me ha dado vueltas es la posibilidad de considerar que el fracaso del estado moderno en el Peru, se debe a que nuestra esencia es tradicionalista y no moderna y cuando hemos perdido el soporte de la autoridad todo se cayo por los suelos y alli estamos ahora.

Gonzalo Gamio dijo...

Sería interesante que precises esa invocación a "grandes caudillos", de modo que este alegato no suene a Hitler o Franco ¿Haces el deslinde?

¿Construir la comunidad desde el Estado? ¿No sería al revés? Sería interesante precisar este asunto.

Saludos,
Gonzalo.

eduardo hernando nieto dijo...

Grandes caudillos pueden ser tambien Churchill o De Gaulle ¿no?
En una situacion de normalidad la comunidad construye el Estado en tiempos de excepcion el Estado debe construir la comunidad
saludos
eduardo

Christian dijo...

Hay un problema con los diversos proyectos teóricos que desde la filosofía política se plantean sobre la posibilidad teórica de articular individuo y comunidad. La mayoría presupone un mínimo moral entre los miembros de la comunidad. ¿Qué sucede si este mínimo moral no existe? ¿si lo que reina son antivalores, no solo preferidos sino hasta ensalzados y encomiados? Creo que ese es un obstáculo tremendo para la implementación en el Perú de cualquier proyecto filosófico político. Habría que empezar pensando este problema que se manifiesta, entre otros, en la corrupción y la imposibilidad de la acción colectiva (no existe lealtad sino solo alrededor de suministradores de prebendas y "favores")

Gonzalo Gamio dijo...

Es inevitable que la invocación a la aparición de "grandes caudillos" como EL signo de crecimiento político suene "fascista" (no me imagino a Churchill o De Gaulle en ese plan). Sería saludable que hagas un deslinde, para que no se te malinterprete.

¿Cómo defines la "derecha" para que no se la confunda con la llamada "derecha neoliberal"?

Saludos,
Gonzalo.

eduardo hernando nieto dijo...

Christian: Justamente por esa dificultad el el minimo de consenso, es natural que solo una minoria pueda emprender el proyecto, solo alli se podria encontrar una comunion de valores. (esto lo dicen las teorias democraticas elitistas, Mosca, Pareto, Michels)

Gonzalo: Hablar de caudillos es hablar de lideres carismaticos, entonces ¿weber tendria que ser catalogado como fascista?
Evidentemente hay mas proximidad entre la izquierda liberal con la derecha liberal. La nueva derecha no parte de la supremacia del individuo sino lo equipara con la comunidad. La nueva derecha apela a la autoridad y legitimidad, los neoliberales y liberales de izquierda no
saludos
eduardo

micky&mallory dijo...

Estimado profesor:
Usted dice que lo que necesitamos en el Peru es una urgente construccion de un Estado fuerte. Sabemos que nuestras instituciones son debiles, pero ...que implicaria la construccion de este gran Leviatan para la nueva Derecha? Que acciones concretas se habria que tomar?
Gracias por la atencion
Mallory

eduardo hernando nieto dijo...

Hola, para empezar la politica deberia estar por encima de la economia, evidentemente la institucionalidad no puede surgir de manera espontanea sino que se necesitan mecanismos de coercion claros como diria maquiavelo necesitamos buenas leyes y armas y no pueden existir buenas leyes sin armas. Ayudaria mucho tambien si existiese una religion o una ideologia que fuese aceptada mayoritariamente afin de generar mejores formas de cooperacion entre los individuos
saludos
eduardo

Horacio Tounga dijo...

¿Las armas para qué? Hay una religión aceptada por las mayorías y no ha salido el país adelante por ello. Su discurso está lleno de invocaciones como esas, carentes en buena medida de sustento.

De acuerdo en la necesidad de un estado fuerte. Pero fuerte por las buenas, fuerte porque la gente crea que el Estado es bueno para el interés común (porque en efecto debe serlo).

La defensa de los derechos humanos, que usted no parece apreciar demasiado, es la manera más sensible y justa, de las conocidas hasta hoy (26/II/08) para generar un consenso a la vez popular y seguro.

eduardo hernando nieto dijo...

Hola Horacio, los derechos humanos no generan ningun consenso a menos que los consideres como una forma de moral tenue. Sin embargo, si esto fuese asi (pues yo pienso que constituyen una moral densa y por lo tanto no pueden generar consenso), por su caracter pasivo y negativo no podrian impulsar ninguna accion politica, ningun Estado se ha construido con la teoria de los derechos humanos!!!
saludos
eduardo

Christian dijo...

Una pregunta Eduardo: ¿cómo se podría calificar a Fujimori a la vista de las reformas neoliberales?, ¿cómo un tirano o cómo la consecuencia inevitable de la democracia?

Christian dijo...

Y, añado ¿a la luz de la corrupción institucionalizada y utilizada como instrumento del poder?

eduardo hernando nieto dijo...

Hola christian, basicamente podrian ser las dos, la democracia de masas produce cosas como fujimori pero tambien es verdad que su falta de cultura y conocimiento politico lo llevo a embriagarse del poder
saludos
eduardo

manuel dijo...

LEVIATAN----ETAPA DE TRANSITO.

EN LA HISTORIA, CUANTOS HAN RECURRIDO AL ARGUMENTO QUE COMO EL QUE INDICAS NECESITAMOS EL LEVIATAN COMO UNA ETAPA DE TRANSITO. LA DIDCTADURA DEL PROLETARIADO TAMBIÈN NO FUE INVOCADA COMO UNA ETAPA DE TRANSITO.

NOTA.- ME INTERESAN TUS IDEAS, SOMOS PUCP LETRAS 1985. TE APRECIO Y TE VALORO. AUNQUE TENGAMOS POSICIONES DISTINTAS.
SALUDOS.