domingo, 20 de enero de 2008

Pensamiento Metapolítico: "La Democracia es muy valiosa pero se convirtió en prostituta"


Artículos de Metapolítica


Entrevista a Seyyed Hossein Nasr profesor y metapolítico iraní


ROMA.- "La democracia es algo muy valioso, pero, por desgracia, en nuestros días se ha convertido en una prostituta." Con barba blanca y hablar pausado, Seyyed Hossein Nasr, uno de los máximos expertos en ciencia y espiritualidad islámica, tiene el aspecto de un apacible sabio oriental.
Sus palabras, sin embargo, son como lanzas. Este reconocido intelectual iraní que dirige el Instituto de Estudios Islámicos de la Universidad George Washington considera que la democracia se ha transformado en un eslogan. Dice que es democrático quien es bien visto por los poderosos (léase Estados Unidos) y antidemocrático quien no lo es.
Sostiene, además, que hoy, debido a intereses políticos, "se llama terroristas a aquellas personas que lo único que hacen es defender sus derechos". Agudo, critica duramente la famosa teoría del choque de civilizaciones, de Samuel Huntington, que considera "muy peligrosa".
Nacido en Teherán en 1933, Seyyed Hossein Nasr, hijo de un médico de la familia real persa, se educó desde pequeño en Estados Unidos. Estudió matemática y física en el MIT, de Boston, e historia de la ciencia y de la filosofía en Harvard. Después de especializarse en ciencias islámicas, regresó a Irán, donde fue rector de la Facultad de Letras y de la Universidad de Teherán, y fue presidente de la Academia Iraní de Filosofía. En 1979, la revolución islámica de Khomeini lo forzó a emigrar a Estados Unidos.
Autor de más de cincuenta libros -publicados también en su país natal-, además de enseñar en Estados Unidos, Seyyed Hossein Nasr viaja por el mundo para enseñar y dar conferencias; fue uno de los 138 líderes musulmanes que les escribieron recientemente una carta al Papa y a los demás jefes de iglesias cristianas para proponer la instauración de un diálogo entre las dos religiones monoteístas.
-Usted es uno de los mayores expertos en el Corán. ¿El libro sagrado de los musulmanes autoriza la jihad , la guerra santa?
-Sí, pero depende de lo que entendamos por jihad . Significa esforzarse por seguir las enseñanzas de Alá. Además, siempre se utiliza en un sentido positivo, en el sentido de tratar de cumplir la voluntad de Alá, de exhortar a alguien a trascender sus propios intereses y ayudar a los demás.
-Desde el 11 de septiembre de 2001, en muchas partes de Occidente los musulmanes son sistemáticamente asociados al terrorismo. ¿Cree que esa percepción está creciendo o disminuyendo?
-Ni una cosa ni la otra. Lo que creo es que esa percepción está ayudando a muchos políticos occidentales a mantener a sus poblaciones sumidas en un estado de miedo. La ocupación de países musulmanes ha dado lugar a muchísimas más muertes que las que provocaron los atentados de Nueva York, Londres y Madrid. En segundo lugar, con frecuencia se llama terroristas a aquellas personas que lo único que hacen es defender sus derechos. Imagínese que alguien atacara Italia y los italianos trataran de contraatacar: según la definición actual, serían terroristas. Ese es el calificativo que se da a la gente del sur del Líbano, a los palestinos y a muchos otros grupos que no están atacando a ningún país, sino que se están limitando a protegerse. A los musulmanes que cometen actos terroristas en Cachemira, en Gaza o en otros lugares se los puede comprender desde el punto de vista psicológico. Pero desde el punto de vista religioso, esos ataques terroristas son inaceptables para la ley islámica.
-Pero no parece que sea casualidad que se cometan esos atentados en nombre del islam y no de otras creencias religiosas, como el cristianismo
-La respuesta es que el islam sigue siendo muy poderoso en el mundo musulmán. Cuando el cristianismo era fuerte en el mundo occidental, todo se hacía en su nombre. Cuando se conquistaba una ciudad o se lanzaba una cruzada, se hacía en nombre de Cristo. Numerosas masacres se cometieron en nombre del cristianismo. Cuando los conquistadores españoles, por ejemplo, mataron a miles y miles de indios sudamericanos, lo hicieron empuñando la cruz. El hecho de que Occidente ya no cometa ese tipo de matanzas en nombre de Cristo se debe a que el cristianismo se ha hecho muy débil, no a que la gente ya no esté interesada en matar. De hecho siguen matando, sólo que en nombre de otras cosas: nacionalismo, petróleo, economía Esos son los nuevos dioses de Occidente.
-¿Qué piensa de la teoría de Samuel Huntington sobre el choque de civilizaciones?
-Me opongo totalmente y considero que es muy peligrosa. Lo positivo de Huntington es que asegura que existen diferentes civilizaciones y que no van a desaparecer. Por muchas hamburguesas que se vendan en Italia, los italianos no van a renunciar a su italianidad, y lo mismo se puede decir de las otras culturas.
-¿Cree que el modelo occidental de democracia puede exportarse a los países islámicos?
-Creo que el modelo occidental de democracia no se puede exportar a ningún lado, porque es algo que tiene que nacer del interior de la sociedad, como ocurrió en Occidente. Estados Unidos no exportó la democracia a Alemania tras el nazismo. Fue la sociedad alemana la que la abrazó, la que aceptó a Eisenhower y el nuevo orden político tras sufrir una dictadura despiadada y una tremenda derrota militar que causó la muerte de millones de alemanes. En la historia no hay un solo caso en el que la democracia haya sido exportada y aceptada.
-¿Pero es compatible la democracia con el islam?
-Depende de lo que entendamos por democracia. En la actualidad la palabra democracia se ha convertido en un eslogan: quien nos gusta es democrático y a quien no nos gusta lo tachamos de antidemocrático. El pueblo palestino, en elecciones libres supervisadas por la ONU, eligió a Hamas para que lo gobernara. Pero Occidente rechazó ese resultando y alegó que era antidemocrático. En Egipto, Mubarak gana las elecciones con el 99,9% de los votos y es obvio que no es democrático, pero dado que es pro norteamericano, nadie dice nada. La democracia es algo muy valioso, pero, por desgracia, en nuestros días se ha convertido en una prostituta. Lamento decirlo, pero es así. Si entendemos la democracia como la participación libre de la gente en su propia vida, creo que es algo que todos los seres humanos desean. No es que a los españoles y a los ingleses les guste y que los birmanos la odien. Eso es una estupidez. Pero para que las instituciones democráticas crezcan, deben hacerlo desde el interior de una sociedad.
-¿Es necesario que un Estado sea secular para que pueda haber democracia?
-No creo que sea necesario. El propio Alá ha permitido a los musulmanes gobernar muchos aspectos de sus vidas. Es verdad que la ley islámica prohíbe comer cerdo, pero no me parece que la democracia se base en poder comer cerdo o no. Los cristianos también tienen sus prohibiciones religiosas y, en teoría, no pueden cometer adulterio.
-Pero la diferencia es que en los países de tradición cristiana el poder político y el poder religioso están separados
-Los países islámicos no tienen por qué secularizarse para ser democráticos, a no ser que por democracia entendamos sólo el modelo occidental.
-¿Cree posible una reconciliación entre Estados Unidos e Irán?
-No hay ningún motivo por el que Irán y Estados Unidos deban tenerse animadversión. Irán no supone ningún peligro para Estados Unidos. Algunos consideran que Irán supone un peligro para sus intereses, no para los propios Estados Unidos, lo cual es muy diferente. Irán no es un país poderoso. Lo que no puedo entender, como iraní que lleva 30 años viviendo en Estados Unidos, es por qué Estados Unidos e Irán no se sientan y discuten sus problemas, como cuando el presidente Nixon lo hizo con China. Yo creo que desgraciadamente se debe a que también en este caso hay ciertos intereses en juego, sobre todo por parte del lobby israelí en Estados Unidos. Odio decir estas cosas y sé que me van a costar muchos ataques, pero creo que es así. Y, en segundo lugar, algunos de los ricos países petroleros tienen miedo de Irán, de su discurso. Pero, más allá de eso, no hay motivo en realidad para que Irán y Estados Unidos tengan malas relaciones. Todo cambiaría completamente si los dos países se sentaran juntos a discutir. No digo que se fuera a resolver el ciento por ciento de los problemas, pero la situación cambiaría. Así que recemos para que se imponga la sabiduría y no haya una guerra. La peor catástrofe sería un ataque de Estados Unidos a Irán. Creo que una acción así supondría el fin de Estados Unidos como superpotencia.

6 comentarios:

Nureddin dijo...

Hola Eduardo

El artículo de Nasr, desde la perspectiva islámica, deja mucho que desear cuando afirma que la democracia es esencialmente buena pero se ha convertitudo en algo prostituido.

El Islam tiene un marco concreto de donde se extraen las 'perspectivas islámicas' sobre una serie sumamente amplia de asuntos, los que incluyen formas políticas, asuntos jurídicos, relaciones internacionales y el sistema monetario.

El referente es lo que constituye el eje central del Islam: el Libro Sagrado del Corán y la Sunnah (el modo de vida del Profeta Muhammad -BP- el Profeta del Islam).

Es como un sistema de fuentes que, a diferencia de ser fuentes sólo del derecho islámico, es una fuente de la base de la cosmovisión islámica del mundo, el hombre, el Creador y las relaciones con la Creación, a nivel personal, familiar, social, y de los pueblos.

Este Eje es de suma actualidad para nosotros los musulmanes, pues sigue siendo ampliamente aceptado entre grandes mayorías que ese Eje es un Centro Invariable, una Fuente de lo Alto para traer cosmos y nomos (o, mejor dicho, para mantenerlo inalterado) en el plano de nuestra existencia diaria a todo nivel, individual y planetario.

Este Eje Central tiene una serie de se tiene una serie de referentes derivados cuya validez viene dada por el propio Centro de la tradición islámica. El Corán y la Sunnah consagran el valor referente y normativo, por ejemplo, de los actos unánimes de la primera generación de los musulmanes, los Portadores y testigos directos del Mensaje Muhammadiano.

En base al ‘núcleo’ del Islam, el Corán y la Sunnah, y en base a un referente directamente derivado de ese núcleo original, la práctica de los Compañeros del Profeta del Islam, la forma de gobierno propia de la cosmovisión y el nomos islámico fue, tanto en vida del Profeta del Islam como a lo largo de toda la historia del Islam (curiosamente, hasta antes de la penetración colonialista de las potencias occidentales en el mundo islámico) algo DISTINTO a la democracia. Lo cual, después de todo, no tiene por qué asombrar dado que la democracia occidental es hija histórica de fricciones e ideologías que se generaron en un ambiente sumamente distinto al mundo o el fenómeno islámico. Lo cual, para no escandalizar a ningún escandalizable, quiere decir que como es evidente mal haríamos en leer el Nomos islámico bajo categorías políticas ajenas al Islam, como es el caso de la forma política de la democracia.

El Islam trae para sí algo distinto, el Califato. Y el Califato es una forma de poder centrado en una mano principal, la del Califa, con diversas instituciones políticas y, más que instituciones, en el interior de un mundo con un ethos propio en el cual se crea –hasta donde los límites humanos lo permiten- el nomos social. El mismo hecho de que el título inicial del Califa sea la de Emir al Mu’minun, el Líder de los Creyentes, implica de por sí su automática inserción y justificación en el horizonte de la praxis y la visión islámica, lo cual quiere decir que, lejos de la figura de la institucionalización de un tirano a solo arbitrio, se trata de la organización social de una comunidad de creyentes bajo un Líder que también es creyente, es juzgado bajo ese horizonte y vive legitimado sólo en la medida en que se mantenga en mayor o menor medida dentro de dicho universo. Todo lo anterior, lo que quiere decir es que la democracia es ajena al universo tradicional, sagrado, del Islam, y de hecho –en el plano de la historia- la historia demuestra cómo los grandes embrollos del Medio Oriente de hoy en día han tenido su raíz contemporánea precisamente en la sistemática labor de destrucción del Califato. Léase sino el libro –escrito por un no musulmán- ‘A Peace to end all Peace’ acerca de la caída del Califato y el significado traumático que esto ha tenido en el Medio Oriente y el mundo islámico. Su reemplazo vino de la mano de nacionalismos creados y exacerbados, héroes que sirvieron a la agenda colonialista (como Lawrence de Arabia), y una sistemática obra de intentar dejar en el olvido el Eje Sagrado en sus aspectos que trascienden a la vida pública y social de los pueblos islámicos.

Parte de esa labor es el intento de justificar la democracia. O decir, como Nasr, que la democracia en sí es buena. Si bien dice que no se puede exportar, deja ver que sería bueno que los musulmanes la tengamos por nosotros mismos, bajo nuestros propios procesos. Hmm. Forma sutil de decir, en el fondo, que debemos enterrar el Califato.

Quizá porque históricamente Irán, caso muy particular, siempre ha sido reacio al Califato, a diferencia de la gran mayoría de los pueblos del Islam.

Nasr no es una autoridad del Islam. La ‘autoridad’ –y por este término me refiero a su sentido esencial, no al de un ‘funcionario’- viene de la mano de los hombres que son los portadores de la vida de la tradición islámica, los awliya de Allah, o, para usar un término más común, los Shaykh o Maestros sufís. Y ser un shaykh sufí no es algo que ni el propio Nasr diga de sí mismo.

No es de ninguna manera casual que un grupo de intelectuales musulmanes pretendan ser sostenedores de la democracia en contraste con la forma islámica propia, el Califato. Cuando alguien quiere ‘acomodarse’ a la buena opinión política imperante, hay cosas que deberá ceder para ser aceptado. Afortunadamente, eso se puede detectar fácilmente.

Saludos,


Nureddin - David Cueva

http://www.islamperu.org

Nureddin dijo...

Para complementar este punto. Le preguntaron a un Maestro sufi contemporáneo al respecto. Su respuesta es ésta:

Grand Shaykh Muhammad Nazim Adil Al Haqqani
Q. What is an acceptable Islamic Government?
Answer - This is an important question for giving helpful answers to Muslims. Christians, believers, Jews and all mankind and human nature.

Bismillahir Rahmanir Rahim.

It is a difficult question - not that the question is difficult, but the answer is, because it is so important and it must be well understood. Islam and government - you said monarchy, democracy or theocracy. Which of these does Islam accept. We must say firstly that Islam is independent, and does not need to follow any of these three.

Islam has the original government system. Through the heavenly orders that the Lord sent down to his servants for them to be in the most perfect condition, individually and collectively, in their lives.

People may say there is monarchy in Islam, they may say there is democracy in Islam, they may say there is theocracy in Islam.

Islam is above all of these three types of governing systems. Islam accepts that one person should be in control of the nation. The whole nation should give him their trust, support and obedience. That must be.

It is most important point of the Islamic governing system – that power is in one hand, not power-sharing. When there are partners in power, there will be more problems.

As we see in those countries where groups are in power, there is quarrelling and fighting - no peace, no satisfaction, no rest. As long as those groups are not in peace, the nation will suffer the same problem. Islam orders that power is kept in one hand. That is best. We may compare democracy and the Islamic system. Democracy. First, the rights of mankind (human rights). Human rights and freedom are defended and basically, these are the mainstays of democracy, human rights and freedom. People don't take much interest in areas other than these two - human rights and freedom.

Islam says, instead of human rights, (because Islam accepts the rights of people as a duty) fulfil your duty to obtain your rights. This is the very important Islamic wisdom. Pay duty to take rights. Without duties, there are no rights.

But democracy is giving rights without responsibilities.

Islam is for justice. Democracy is for freedom. Democracy gives people freedom. Islam is asking justice for them, not freedom, not absolute freedom.

Democracy is giving absolute freedom - with human rights. Islam is giving, when duty is paid - rights and justice.

That is the difference between the vision of Islamic democracy and Western democracy. Western people are only asking human rights without responsibility and asking for as much (freedom) as can be given. But Islam says, NO - you must pay for your rights. If a student doesn't work for an exam, how will he pass the test? This is the perfect Islamic vision. European and Western democracy is imperfect and useless, terrible and dangerous for mankind. No future. They are preparing a rebellious people who are asking only for their rights without responsibility and without considering justice, asking only for freedom and rights, freedom and rights.

Islam is saying no! Pay your duty, then take your rights. We are upholding your rights - human rights are available when you pay by your duty. Uphold justice - do not say freedom, I am free to do everything as I like, because you are not alone, single one - millions and billions of people surround you, you are not able to do as you like. NO !

This is a very important thing, which the world does not understand. It is the key for everything. If a person is on board a plane and says - Now I would like to make tea and I must make a fire, because I am free. Yes! - Would you allow him to do this and light a fire on the plane? He is free. Why should you prevent this freedom? Everywhere you can see what harm comes to people through freedom. Islam is saying no - pay duty, then take your rights, and when you take them, you too must be right for justice.

Justice is to uphold the rights of others in the same way as you would like for yourselves. If you do not do this, then you are not a just person. Islam says you must uphold justice, you can't be absolutely free.

Saludos,


Nureddin

Una referencia sobre quién es Shaykh Nasim se encuentra aquí:

http://es.wikipedia.org/wiki/Shaij_Nazim_al-Qubrusi

eduardo hernando nieto dijo...

Hola David, interesante tu post, quiza Nasr habla asi porque se refiere a un auditorium occidental o quiza porque su estancia en USA lo hizo desviarse del camino del islam, no lo se, en todo caso yo me quedaria con los postulados que tu refieres.
un abrazo y no te pierdas
eduardo

Nureddin dijo...

Hola Eduardo

¿Cuál es tu correo ahora? Te he escrito uno a kalki pero dice que la cuenta no existe.

El mío es:

info (arroba) islamperu (punto) org

[lo pongo así para evitar el spam]

A ver si puedo escribirte.

Saludos,


Nureddin David

Nureddin dijo...

Hola Eduardo

¿Cuál es tu correo ahora? Te he escrito uno a kalki pero dice que la cuenta no existe.

El mío es:

info (arroba) islamperu (punto) org

[lo pongo así para evitar el spam]

A ver si puedo escribirte.

Saludos,


Nureddin David

eduardo hernando nieto dijo...

hola es kalki@speedy.com.pe

un abrazo
eduardo